Hay dos movimientos importantes a realizar: Mirarme a mi y mirar al otro.

Mirarme a mi implica comenzar a ser conciente de las necesidades que tengo. Y lo que empieza a evidenciarse como emergencia es la carencia, la falta, la insatisfacción. Pero también es importante saber cuál necesidad está satisfecha.  Entender que hay un orden de prioridades interno. Tiene un aspecto de autoconocimiento que se debe encarar.

Mirar al otro implica no reducirse a qué puedo lograr yo. Implica saber que podemos potenciarnos con el otro. Implicar saber pedir ayuda. También identificar quien me puede ayudar. Es un ejercicio de valentía y de conocimiento del otro. El conocimiento del otro, el reconocerlo, es lo que va a posibilitar potenciarnos en el vínculo, y de ahí a potenciarnos como comunidad.

Saber identificar al otro y al espacio que ocupamos. Dónde nos reunimos, qué lugares atraen a la comunidad. Puede ser una esquina, una plaza, un club. Es el lugar que convoca y el que posibilitará crear el cimiento de una relación más rica.

Economía local es apropiarnos de sentido, de pertenencia al ser protagonistas de nuestros vínculos, y que ellos logren potenciar nuestras vidas.

Saber que las necesidades que logramos satisfacer también son producto no sólo de mi competencia, de mis logros, sino fundamentalmente un producto social: desde la necesidad más primaria de alimento la mayoría de las veces es provista porque otro la produjo. Llega a mi porque la compro pero eso que damos por sentado tiene implícito una gran trama de relaciones entre seres humanos y de éstos con el ambiente, con el mundo que nos provee de todo.

Generando Acuerdos: Priorizando necesidades de la comunidad

Enfocar las reuniones en distinguir que necesidades tenemos como comunidad, que consideramos importante para nuestra calidad de vida. Es un ejercicio de planteo, de organización, de ponderación.

En el proceso nos damos cuenta de cómo nos relacionamos con nuestras necesidades, con nuestros recursos y con el otro. Descubrimos a qué estamos comprometidos cuando mantenemos nuestras posturas. Nos damos cuenta de nuestros criterios, nuestros valores.

Saber acordar, ceder y tener la noción del ser PROTAGONISTA, de elegir, es la base de nuestra identificación con la comunidad.

Los obstáculos

El principal obstáculo que vamos a tener es nuestra comunicación. Un vínculo fuerte se inaugura con una necesidad recícropa pero será productivo si la comunicación es buena. Tenemos que entendernos, conocernos y saber que puedo construir con el otro, si podemos llegar a acuerdos.

El primer elemento a trabajar es aprender a escucharnos. A estar presentes en la atención al otro, evitando prejuzgar lo que dice con mi manera de ver las cosas.

¿Nos escuchamos? ¿Nos dejamos hablar?

¿Pienso que sólo yo tengo la razón?

Cuando esto no funciona toda la construcción social se desmoronará, no podrá ser duradera porque dejará puntos de vista en el camino, los no tenidos en cuenta abandonarán el proyecto o lo boicotearán.

Es muy importante contar con ayuda para coordinar o mediar el proceso para mantener la fuerza necesaria para lograr cambios permanentes. Mediadores comunitarios, psicologos sociales, coachs ontológicos pueden dar un aporte a allanar el camino.

Identificando metas… y ahora?

El proceso de organización de necesidades llevará a una conclusión. La misma nunca será definitiva. Los seres humanos y el mundo estamos en constante cambio.

Cuando llegamos a una conclusión tendremos que analizar nuestra realidad: Como nos comportamos para mantener las cosas como están? Y como individuos, que actividades realizo? Que actividades realizo conjuntamente como empresa, como institución? Que objetivos persigo? Esos objetivos son congruentes con los concluidos en la Asamblea?

Otros que no son de la comunidad y realizan actividades en la comunidad. Que actividades realizan? Con que fines? Son congruentes con las prioridades comunitarias?

Es necesario una revisión de las posibilidades como comunidad de satisfacer las necesidades priorizadas. Tenemos que analizar con qué recursos contamos para lograrlas.